¿Qué es la subvaloración en materia aduanera? – Francisco Gottifredi

¿Qué es la subvaloración en materia aduanera? – Francisco Gottifredi

Dentro de las políticas de control del Servicio Nacional de Aduana del Ecuador, SENAE, está la de combatir la subvaloración de mercancías, situación que una vez detectada, afecta sin lugar a dudas la recaudación fiscal en torno a los tributos al comercio exterior.

Sobre el tema se han vertido muchos criterios y opiniones y se anuncia un fuerte énfasis de política pública en ello, sin embargo, este tema no es algo nuevo pues dichos controles se encuentran reglados en la legislación ecuatoriana y supranacional, con procedimientos específicos que han venido siendo aplicados por la administración aduanera.

Debemos iniciar diferenciando claramente los momentos en los cuales se realiza el control aduanero, pues el inicial es el control concurrente, dentro del cual, en caso de existir DISCREPANCIAS sobre el valor declarado, la administración aduanera iniciará de oficio un procedimiento administrativo de DUDA RAZONABLE, procedimiento reglado en el cual el importador deberá ser notificado sobre la duda específica del funcionario aduanero y éste a su vez debe proceder a desvanecer dicha duda, estableciendo   “el valor de transacción de las mercancías más el transporte y el seguro.” Dentro de éste procedimiento no se define propiamente si existe Subvaloración a modo de contravención, sino se resuelve la discrepancia de valor.

El segundo momento o tipo de control,  es aquel procedimiento de verificación -parte de la facultad de determinación tributaria- en el cual las mercancías que ya han sido declaradas a consumo son sometidas a un procedimiento administrativo de auditoría de control posterior, dentro del cual -y previo a un informe preliminar o definitivo que garantice el debido proceso- se puede establecer la presunción de comisión de una contravención aduanera de Subvaloración, que se encuentra tipificada en la norma del Art. 190 literal k del Código Orgánico de la Producción Comercio e Inversiones, COPCI.

Particularmente en el caso ecuatoriano, para establecer la existencia de Subvaloración de mercancías dentro del procedimiento administrativo de control posterior, el SENAE, “debe” probar la existencia de una alteración por un monto menor del valor real de la mercancía importada, siempre que dicha alteración sea por una doble facturación, por una doble contabilidad o por la alteración de libros o registros contables. Otro tipo de diferencias de valor no configuran infracción.

Una vez establecida dicha presunción de infracción por subvaloración, el SENAE podrá iniciar un procedimiento administrativo sancionatorio contra el importador, dentro del cual y en caso de probarse la misma, la sanción será de una multa equivalente de trescientos por ciento (300%) del valor en aduana de las mercancías no declaradas o de la diferencia entre el valor declarado y el valor en aduana de las mercancías, según corresponda.

En conclusión, la contravención aduanera de Subvaloración, se materializa única y exclusivamente cuando dentro de un control posterior, la administración aduanera derrote el principio de inocencia y pruebe una alteración en el valor declarado de la mercancía a consecuencia de uno de los tres supuestos ya mencionados, (doble facturación, por una doble contabilidad o por la alteración de libros o registros contables.), luego de lo cual iniciará un procedimiento administrativo sancionatorio en el que el sujeto pasivo podrá desvirtuar dichas afirmaciones.

En principio, tanto la administración aduanera como el importador deberán regirse por el primer método de valoración para justificar el valor declarado de sus mercancías, (valor de transacción, pagado o por pagar) y solamente por la imposibilidad de aplicación de éste método, se podrá recurrir a los métodos secundarios, de manera motivada y debiendo siempre descartarlos en orden sucesivo. Es decir, existe una suerte de motivación reglada, pues en caso de no descartarse la aplicación de cada método en orden y contando con el importador, todo el proceso deberá ser declarado nulo.

Para el efecto, el importador con el objeto de planificar y evitar ser sancionado por la administración aduanera por el cometimiento de una contravención de Subvaloración, debe tomar en cuenta éstas consideraciones al momento de justificar el valor de transacción de las mercancías importadas.

 

Francisco A. Gottifredi.

Socio | Gottifredi Pozo Abogados

 

 

 

 

 

 

 

Sin Comentarios

Escriba su comentario

Please enter a message.
Por favor ingrese su nombre.
Please enter a valid e-mail address.